EL ENVOLTORIO NO ES LO QUE CUENTA

PARA EL 2.013 DESEAMOS…
30/12/2012
LO ÚLTIMO QUE SE APRENDE ES LO PRIMERO QUE SE OLVIDA.
20/01/2013

EL ENVOLTORIO NO ES LO QUE CUENTA

El otro día un comentario de una persona cercana a mí, suscitó mi curiosidad. Se refería a un familiar suyo con Alzheimer en fase muy avanzada, y contaba con orgullo el buen aspecto y lo atractivo que era hace unos años, aun cuando ya el diagnóstico era un hecho consumado y visible. A la misma vez que pensaba sobre la repercusión de ese comentario en mi experiencia personal, conocí a alguien en la sala del centro de día que deambulaba aparentemente con rumbo fijo.
 
Iba vestido elegante y sobrio. Tenía buena planta y en él se reconocía a una persona con buenos modales y de procedencia acomodada .Todas las prendas que llevaba eran de marca y su porte y forma de caminar hacían pensar que era un familiar de algún enfermo que había ido a realizar una visita. Tras cruzarme con él en 3 ocasiones, le seguí con la mirada para ver a dónde se dirigía ya que lo había visto pasar por el mismo sitio al menos 2 veces, e intuí que podía haberse perdido buscando a su allegado. Cuando llegó al final de la habitación volvió de nuevo sobre sus pasos y recorrió exactamente de la misma forma que la vez anterior la habitación como si fuera la primera vez que entraba en ella. Una sacudida mental me invadió y vi clara la situación.
 
La persona que yo estaba viendo tenía un envoltorio, sin embargo su interior era otro muy diferente que no correspondía con su apariencia. Era un enfermo de Alzheimer en fase intermedia-avanzada. Una vez que pasó de nuevo por mi lado, le saludé y enseguida vi que, al ver y oír que me dirigía hacia él, se asomaba de sus ojos una mirada perdida fácilmente reconocible. Maldije la enfermedad que se esconde agazapada disfrazada de normalidad, porque es la más cruel. A veces el Alzheimer no da la cara físicamente hablando hasta muy tarde.
 
Esas veces (que son en porcentaje minoritarias), es cuando más descarnada resulta la verdad. Es una verdad disfrazada de normalidad, puedes caminar al lado de tu espos@ por la calle, y todo el mundo ve el exterior de la escena, es decir, el envase en el que está contenida, pero en realidad sólo tú sabes que no es tu espos@ el que va a tu lado caminando sino otra persona con su mismo envoltorio. Por eso, el envoltorio, aquí, como en la vida real, no es lo que cuenta.
No olvidéis pinchar en Me Gustasi os ha parecido interesante el post y esperamos vuestros comentarios.

2 Comentarios

  1. Todas las enfermedades son crueles y feas, pero creo que las mentales, en aquellas en las que la persona desaparece, lo son aún más. Aún así debemos acompañarles siempre con la esperanza de que nuestro amor y cercanía les ayuden a ellos y a nosotros mismos.

  2. Memé dice:

    Cuánta razon tienes Alejandro! Las enfermedades mentales, son aquellas que, aparte de estar estigmatizadas por la sociedad, nos hacen ver el sentido mas cruel de la vida;por eso, poder acompañarlos hasta el final debería ser el gran regalo que les debemos dar.Al final es un regalo para ellos y también para nosotros.

    Gracias por pasarte por aquí,

    Un abrazo!

Deja un comentario