¿EL ALZHEIMER VA AL COLE?

CUIDADOR FORMADO, CUIDADOR COMPETENTE
10/07/2018
LA TRIBU DE LOS RECUERDOS
10/08/2018

¿EL ALZHEIMER VA AL COLE?

De todos los ámbitos en los que está presente la enfermedad de Alzheimer, los colegios, las instituciones de enseñanza, las asociaciones juveniles y demás centros de formación obligatoria, es justo donde menos se habla de él. Es curioso porque es también en esos sitios donde la población, con edades comprendidas entre los 3 y los 14-16 años, es candidata en un alto porcentaje a tener un abuelo/tío/familiar…etc. proclive a sufrir dicha enfermedad. Por edad, por status familiar, por modo de vida y también por causas sociales, un niño de 10 años, por ejemplo, tiene más probabilidades de convivir con un enfermo de Alzheimer, como puede ser su abuelo, que otra persona de mayor edad. Al parecer casi nadie ha reparado en esto, así que existe, primero, un gran desconocimiento de la enfermedad en los más pequeños/jóvenes de nuestra sociedad, que pueden verse desbordados por la situación inesperada de la enfermedad en uno de sus seres más queridos, y por el otro, un gran problema de abordaje por parte de los mayores que no saben cómo explicarles el tema por lo complicado de la situación.

Hacerle entender a un niño los cambios que va a ver en su abuel@, ti@ o familiar por culpa del Alzheimer no es tarea fácil ya que no son cambios ni siquiera comprensibles a veces para los mayores. La gestión de la enfermedad sería mucho más fácil si en los colegios, institutos…etc.se dedicara tiempo a abordar cuáles son los problemas de la tercera edad (y a veces no tan tercera edad) de forma natural pero con determinación. No vale con contarle al niño que el abuelito “dice tonterías a veces” porque posiblemente lo que estamos consiguiendo con eso es que el niño no tome en cuenta la situación de la persona enferma y esta pueda ser motivo de burla o mofa, siendo justo lo contrario a lo que es necesario.

Sí que es verdad que existen cada día más cuentos u obras infantiles/didácticas dedicadas al manejo de la enfermedad como esta que os dejo aquí, Me Gustan los Globos, de Pablo Caracol, precioso cuento a caballo entre el amor y la tristeza de la narración en primera persona de la protagonista, enferma de Alzheimer, pero aún así, sigue sin ser suficiente.

De igual forma que hablamos de los colegios, también hacemos extensiva esta necesidad a los institutos y centros de formación donde acuden adolescentes, quizá con más madurez para entender la situación de un abuelo/tio o familiar enfermo de Alzheimer, pero con otros problemas típicos de esa complicada edad que a veces pueden dificultar la comprensión de la situación.

Por eso, desde aquí, hacemos un llamamiento a quien corresponda. La enfermedad de Alzheimer no es minoritaria, afecta cada vez a más personas de un rango de edad más temprano, personas que tienen familia, y posiblemente en un alto porcentaje, nietos, sobrinos… En definitiva son niños o jóvenes adolescentes que necesitan saber qué ocurre en su entorno y qué cambios van a presenciar en la persona enferma. Cambios que, por otra parte, si alguien está avisado y comprende a qué se deben no generan tantas dudas ni sorpresa, aunque sean negativos.

Y ahora que habéis leído este post, a caballo entre la denuncia social y la concienciación de los más jóvenes ¿estáis de acuerdo conmigo?

Ya sabéis que tenemos una página de Facebook por donde os podéis pasar para darnos un Me Gusta o dejarnos un comentario que siempre nos hace muchísima ilusión recibir vuestras opiniones 🙂

Deja un comentario